psicologia infantil - psicologo infantil - psicologa infantil
psicologia infantil

 


Niños-adolescentes
Adulto joven 
Flores de BACH
Terapia de Pareja 
Terapia Familiar 
Terapia de Grupo
Psicopedagogía 

Sesión on-line 

Atención a Domicilio

Tests psicológicos

 

 

 


Otros

Google

Bing
Blogger
LinkedIn 2
LinkedIn 3

Sitemap


 Inicio >> Volver a Inicio

Psicologia infantil: Límites a niños y adolescentes | psicologa infantil - psicologo infantil

Psicologo infantil

Psicologo infantil .cl

Los aspectos relacionados con las relaciones entre padres e hijos in­fluyen en la manifestación y en el mantenimiento del malestar emocional y en el acting out de los niños. Por lo tanto, la implicación de los padres en el tratamiento es un componente lógico al que no hay que restar im­portancia. Los padres suelen ser quienes tienen el control de los refuer­zos en la mayor parte del entorno de los hijos. Proporcionando informa­ción a los padres y colaborando con ellos para identificar conductas y habilidades objetivo en los niños, los terapeutas pueden enseñarles a en­tregar refuerzos positivos y a apoyar a su hijo en la generalización de conductas fuera de las sesiones de terapia. Esto debería aumentar la fre­cuencia de conductas apropiadas en los pequeños. Además, los padres pueden hacer observaciones muy valiosas del comportamiento de los ni­ños fuera de las sesiones de terapia. Los padres suelen intentar hacer lo mejor para sus hijos. Sean cuales sean las estrategias disciplinarias y edu­cativas que utilicen, su objetivo es mejorar la conducta del niño.

Conceptos importantes:

REFUERZO: Es la forma más importante de fomentar conductas y puede implementarse de muchas maneras. Un refuerzo o recompensa puede implicar dar algo positivo, como un halago, un abrazo, un muñeco o un tiempo de juego, o retirar algo negativo, como tener que ayudar en las tareas domésticas. Hay dos tipos de refuerzo: el positivo y el negativo. A los alumnos del primer curso de doctorado aún puede costarles entender la diferencia entre estos dos tipos de refuerzo, ¡imagínese si les costará a los padres legos en la materia! Por ello, solemos utilizar una herramienta muy sencilla para enseñarla. Primero señalamos que todo refuerzo aumenta la frecuencia de la conducta deseada. Los términos refuerzo positivo (+) y negativo (-) sólo hacen referencia a si se añade algo bueno para aumentar la presencia de la conducta deseada (refuerzo positivo) o se quita algo malo para aumentar su ocurrencia. Los signos (+) y (-) pueden ser muy útiles para la explicación. La mayoría de la gente reconoce que un (+) puede señalar que se añade algo o que algo es positivo y que (-) puede hacer referencia tanto a sustraer como a algo negativo. Creemos que es bueno subrayar que estas señales hacen referencia a la recompensa, pero que el resultado final siempre es un incremento de la conducta deseada.

REFUERZA: Tiempo de Juego: Los padres que dedican tiempo a estar con sus hijos les refuerzan y fortalecen el vínculo que tienen con ellos. Las interacciones cuando jue­gan con ellos les permiten reforzar sus conductas positivas y mejorar su autoestima centrándose en sus puntos fuertes y habilidades. El niño siente que el padre le valora, lo que suele mejorar su obediencia, y esto se generaliza a otras situaciones. El tiempo de juego también puede repre­sentar una buena oportunidad para practicar y modelar la resolución de problemas con el niño.

REFUERZA: Darles la posibilidad de escoger: Darles a los niños la posibilidad de escoger es otra forma de refuerzo que pueden utilizar los padres. Las elecciones son experiencias muy satis­factorias para muchos niños y adolescentes. Psicologo infantil.

 

VINCULAR LA CONDUCTA DEL NIÑO CON CONSECUENCIAS: CONTROL DE CONTIGENCIAS

El control de contingencias es una aplicación específica de los principios del refuerzo. Su objetivo es proporcionar la motivación externa ne­cesaria para que los niños satisfagan algunas peticiones. El proceso implica reforzar positivamente las conductas establecidas como objetivos. Fundamentalmente, se obtienen recompensas reali­zando unas conductas particulares un número establecido de veces en un tiempo determinado.

Para empezar, los padres deben decidir qué conductas van a entrar en el plan de control de contingencias. Pueden reforzar que el niño ter­mine los deberes o lave los platos después de comer. Sea cual sea la con­ducta escogida, deben explicar su plan al pequeño para dejar claro lo que esperan de él. También puede ser útil hacer una lista con las expec­tativas de los padres y colgarla en la pared. Recomendamos a los padres que al principio escojan conductas que sean fáciles de mejorar y que recompensen la realización de la conducta objetivo con un reforzador moderadamente gratificante escogido por el niño. Los planes de contingencias pueden adoptar muchas formas. En cualquier caso, deben tener en cuenta la madurez cognitiva del niño y las necesidades de la familia. En general, el niño obtiene algún tipo de recompensa por realizar las conductas deseadas. Gana pequeñas recompensas a corto plazo, y recompensas más importantes a largo plazo. Los contratos de conducta que se establecen entre padres e hijos también suelen dar buenos resultados. Este tipo de contratos establecen la conducta que se espera del adolescente, así como las consecuencias de no hacerla. Psicologa infantil.

IGNORAR Y EXTINGUIR: Ignorar la mala conducta de un niño implica retirar toda la atención que le prestamos. Debemos evitar el contacto ocular y no responder a la conducta, los argumentos ni el llanto del niño. Los niños que presentan trastornos de conducta pueden parecer in­cansables cuando buscan atención. Intentan conseguirla respondiendo, discutiendo, insultando y quejándose. Cuando enseñamos a los padres a ignorar las conductas con las que sus hijos procuran obtener su atención, debemos tener en cuenta varias cosas. En primer lugar, los padres tienen que estar seguros de poder ig­norarla conducta. Nunca hay que ignorar conductas potencialmente pe­ligrosas o destructivas. En estos casos, debemos emplear otras estrategias. En segundo lugar, para extinguir la conducta, los padres deben ser capa­ces de ignorarla en todos sus niveles de intensidad.

TIEMPO FUERA - TIME OUT: El "tiempo fuera" es una de las técnicas más y peor utilizadas por los padres. Cuando se utiliza de un modo adecuado y con constancia, el <tiempo fuera> produce muchos resultados positivos. Pero cuando se aplica mal puede hacer que los problemas de conducta empeoren y que los padres, el niño y el terapeuta se frustren. Revisar cómo y cuándo utilizar el "tiempo fuera”, así como modelar o hacer un role playing con los pasos que hay que seguir puede servir de ayuda. También podemos aplicar técnicas de resolución de problemas a la forma en que los padres afron­tan la desobediencia y la resistencia cuando instauran “un tiempo fuera”. A menudo, los padres comentan que ya utilizan el "tiempo fuera” o que lo han utilizado en el pasado. En estos casos, no debemos dar por supuesto que lo hayan aplicado correctamente. Con frecuencia, los padres llaman a su técnica "tiempo fuera” cuando en realidad no siguen los principios básicos de esta intervención. El "tiempo fuera” saca al niño de una situación que constituye un refuerzo para él. El aislamiento es temporal y se utiliza como una herramienta de aprendizaje. Después de un breve aislamiento, se permite al niño volver a la situación. Si muestra una conducta adecuada, se le refuerza dejándole seguir con las actividades deseadas. Si el pequeño vuelve a mostrar conductas inadecuadas, se le vuelve a sacar de la situación, castigándole de este modo por su conducta. Los padres deben empezar el proceso del tiempo fuera identificando las conductas en las que se van a centrar. A continuación, tienen que escoger una silla o una habitación para hacer el «tiempo fuera». La localización debería tener las menos distracciones posibles y no contener ningún tipo de refuerzo. Entonces los padres deben explicar al niño en qué consiste el «tiempo fuera». La duración del «tiempo fuera» estará en función de la edad del niño. En general, lo adecuado suele ser un minuto por cada año de edad del niño (p. ej.: siete minutos para un niño de 7 años). Cuando un niño se porta mal y su padre decide recurrir al «tiempo fuera», debe decirle: «Vete cinco minutos al "tiempo fuera"». A veces, es posible que el padre tenga que llevar al niño a la silla o a la habitación del «tiempo fuera». Si el niño se sienta en la silla durante el tiempo establecido, se acaba el «tiempo fuera» y puede levantarse. Si el «tiempo fuera» ha sido la consecuencia de la desobediencia de una orden, el niño debe obedecerla después. Si no lo hace, vuelve al «tiempo fuera».

RETIRAR RECOMPENSAS Y PRIVILEGIOS: Retirar recompensas y priviiegios es una forma habitual de reducir las conductas no deseadas de los niños. Como sucede con el -tiempo fuera, hay muchos padres que ya la utilizan para controlar la conducta de sus hijos. Sin embargo, animamos a colaborar con los padres para reenseñar esta estrategia. Cuando enseñamos a los padres a retirar recompensas y privilegios de manera contingente con la mala conducta, les enseñamos a conectar lo que retiran con el comportamiento concreto del niño. La posibilidad de escoger constituye un refuerzo importante y un privilegio para los niños. Como responsables de sus familias, los padres pueden retirar esta recompensa del mismo modo que la otorgan. En realidad, algunas veces retirar una recompensa como la posibilidad de escoger es más potente que retirar un privilegio tangible como ir en bici o hablar por teléfono. Es importante especificar durante cuánto tiempo se va a perder el privilegio o la recompensa. Hay algunas orientaciones que pueden ser útiles. En primer lugar, perder algo durante un largo periodo de tiempo raramente suele dar resultado. En segundo lugar, retirar privilegios cotidianos es preferible a retirar recompensas importantes que se parezcan en cierto modo a acontecimientos vitales (como fiestas de cumpleaños, bailes de fin de curso, partidos importantes).

El castigo de permanecer en casa es una estrategia parental que reúne elementos del -tiempo fuera- y de la retirada de recompensas y privilegios. La permanencia en casa debería incluir la retirada de refuerzos o el retraso de actividades deseadas. A veces se dan errores comunes en los que suelen caer los padres cuando hacen un mal uso de esta estrategia. Concretamente, pueden obligar al niño a permanecer una semana en casa y después permitirle asistir a algún acontecimiento especial, o no dejarle salir de casa pero permitirle ver la televisión, jugar con la Play Station y conectarse a Internet. Otras veces los padres castigan al niño con permanecer en casa una semana entera, con lo que el niño puede acumular semanas de castigo en pocos días. Por ello, se recomienda hacer que la permanencia en casa del niño sea corta, oscilando entre las pocas horas y los dos días como máximo. Este castigo incluye la retirada de todos los privilegios, así como la posibilidad de exigir hacer tareas adicionales. Como sucede con otros castigos, si los padres planean por anticipado cómo afrontar las situaciones que puedan surgir, será más difícil que su ira les haga reaccionar de una manera excesiva.

Para más recomendaciones y/ o manejo conductual, consulte con el psicólogo infantil.

Consulta psicologo infantil: Guardia Vieja 255, oficina 413, Providencia.

Teléfono: 245 2152

 

Temás de interés, evaluados y tratados en la consulta de psicología infantil (psicologo infantil, psicologa infantil):

Psicología infantil:

Otros temas de interés en psicología infantil:

 

Consulta de psicológo infantil - psicóloga infantil - psicológos infantiles - psicología infantil - sicologo infantil - psicologas infantiles - psicologo infanto juvenil
Sitios de Interés: Psicologo - psicologo infantil - sicologo infantil - Terapia de grupo - Neurólogo - Psicopedagogo - Psicopedagoga - psicología infantil - WISC - Rorschach - sicologos - Sicologo Sicologa infantil

http://www.psico.cl - http://www.psicologosantiago.cl - http://www.sicologoinfantil.cl - http://www.psicologíainfantil.cl - http://www.wisc.cl - http://www.terapia-de-grupo.cl - http://www.psicologasinfantiles.cl
psicologia infantil - psicologo infantil y psicologa infantil